Si echamos mano de nuestros conocimientos adquiridos durante nuestros estudios, todos recordaremos, en mayor o menor medida, la distribución del planeta en capas (corteza, manto y núcleo), y la existencia de placas tectónicas que originan los movimientos de la corteza terrestre. Esta teoría defiende que el planeta es una masa maciza de 12.742 km de diámetro formado por un núcleo incandescente. Sin embargo, ¿puede ser que esta teoría no sea cierta?

Esta cuestión ha perturbado a grandes mentes durante años, originado nuevas teorías, entre las que destaca “La Teoría de la Tierra Hueca”.

Esta teoría defiende que el planeta no es una roca maciza, como afirma la geología convencional, sino que la tierra es una esfera hueca que gira en torno a una estrella interior y con dos aberturas (una en cada polo), permitiendo la conexión entre la capa externa y la capa interna. Además, también se defiende que, no solo el mundo es hueco, sino que dentro de él existe un ecosistema propio capaz de sustentar vida.

tierra_hueca-min
Estructura del planeta según la Teoría de la Tierra Hueca

Esta teoría ha estado en boca de grandes científicos, entre los cuales destaca Edmund Halley, el cual  postuló, en 1961, una teoría científica que avala esta creencia y que hasta Einstein afirmó que podría ser cierta.

La validez de esta creencia supondría un cambio en la manera de entender los acontecimientos que ocurren en nuestro planeta, como por ejemplo los terremotos, que estarían producidos por una expansión del planeta, no por el movimiento de las placas tectónicas. Además explicaría como se genera el campo magnético del planeta, una de las mayores incógnitas que a día de hoy sigue sin tener una explicación clara.

En la actualidad, con la esperanza de encontrar una posible solución a esta incógnita, se estudia el universo más allá de nuestro sistema solar. En esta búsqueda se han encontrado indicios que probarían que todos los cuerpos celestes no son macizos sino huecos. Esto ocurre con las imágenes captadas de una explosión producida en la estrella V838 Monocerotis, donde se puede ver la presencia de una estrella su interior.

Otro acontecimiento destacado fue la imagen de la creación de un planeta captada por el telescopio ALMA (Chile). En esta imagen se puede observar cómo alrededor del núcleo existen anillos concéntricos que serían distintas capas huecas del planeta. Además Stuartt Corder, subdirector de ALMA, afirma que la imagen muestra casi con total seguridad, el resultado de la formación de cuerpos planetarios jóvenes en el disco, lo que contrasta la teoría de Edmund Halley.

formacionplaneta-monocerotis
A la derecha, creación de un planeta captada por ALMA. A la izquierda, la estrella V838 Monocerotis

Pero, ¿Existen evidencias más allá de la teoría científica? En respuesta a esta pregunta surge el nombre del explorador y aviador estadounidense Richard E. Byrd, conocido por afirmar haber encontrado una entrada al mundo interior. Byrd, en su diario personal, narra cómo al llegar al polo norte los sistemas de navegación se ven alterados por un fuerte campo magnético y acaba en un lugar donde ya no había hielo sino vegetación y hasta una ciudad que le recibe y le transmite un mensaje para el mundo superior. Este diario fue publicado 40 años después, debido a una supuesta censura obligada por el gobierno estadounidense.

También hay quien relaciona al famoso escritor Julio Verne con esta teoría. Las premoniciones de Julio Verne en varios de sus libros como “De la Tierra a la Luna” o “Veinte mil Leguas de Viaje Submarino” hacen pensar que su obra “Viaje al centro de la Tierra” pueda ser otra premonición que aún no se haya cumplido, y que se podría cumplir si realmente el planeta fuese hueco.

Habrá quien piense que, si realmente existiesen estos agujeros en los polos ¿Cómo es que no se han encontrado, o no hay constancia de ello? La verdad es que, pese a lo que se pueda pensar, no es sencillo encontrar imágenes de los polos. Haciendo uso de herramientas como “Google Earth” se puede comprobar que las regiones de los polos están ocultas y no se puede observar lo que hay en ambas regiones.  Pero más allá de esto, si buscamos imágenes de los polos tomadas por satélites de la NASA, podremos encontrar imágenes donde las nubes que cubren los polos tienen un comportamiento anómalo (como si intentasen acceder a un punto concreto en el polo). Además, si observamos la trayectoria de todos los satélites que orbitan la superficie terrestre, ninguna de ellas pasa por encima de los polos. Esto podría deberse a que la gravedad en estas regiones fuese distinta, lo que provocaría que el satélite se saliese de su órbita.

polonorte_nasa
Supuesta imagen  del Polo Norte tomada por la NASA

Cimentado sobre la Teoría de la tierra hueca, hay quien cree que es en el mundo interior donde se encuentra la ciudad legendaria Agartha. Sería en esta ciudad donde vivirían la raza de  “Súper-Hombres” de la que Nietzsche, e incluso el propio Hitler hablaban. También hay quien dice que Agartha podría ser la ciudad donde habitan civilizaciones antiguas como la maya, o incluso vida extraterrestre que se ha trasladado a nuestro planeta.